Sé que estas bien.

Sé que estas bien. 

Hace tiempo que no sabia de ti y aunque yo pensé que te había olvidado, resulta que no fue así.
Hace algunos días supe de tu vida y por qué hiciste las cosas que hiciste cuando nos dejamos, como realizarse como hombre, tener mas parejas, buscar lo que solo tu sabes, quitar del camino las piedras y aplastar unas cuantas solo para tu bello crecimiento todo fue bajo coercion y orillado por mis buenos consejos y tu intuición . 
Así que ahora la duda es...regreso a tu vida o dejo la distancia?, ya que supe que no me has olvidado, y tal parece que yo tampoco te he podido olvidar.


Como saber si es lo correcto?
Como no mirar atrás?
Qué fue lo que nos paso y porque nos separamos y para que?

La distancia es el mejor consejero.
El gusto de volver a saber de ti es el misterio de lo divino.
Rodeada de absurdas respuestas mías, envuelta en un misterio. 
Regreso a mi pasado y me doy cuenta que eras para mi.
Dejando que las respuestas lleguen a mi alma, recuerdo el final de la relación y ya no quiero volver.
Ahora tienes un hermoso porvenir y yo solo puedo ser tu salida de vulnerabilidad, no soy la que debe de escuchar lo que no es, ni será... Pretextos, puros pretextos, son los que agobian mi tranquilidad.
Estoy parada donde siempre he querido estar.
Y hoy en día no quiero regresar a la duda y al miedo
Te dejo libre, te dejo libre, te dejo libre.
Tu debes de ser libre pues no me necesitas, te has dado cuenta que sera a tu manera.
Yo sé, que si se va la luz, yo puedo caminar con los ojos cerrados  y también sé que tu puedes, pues de eso sé trata la vida.

Es hermoso cuando aprendemos a ver con los ojos cerrados, a sentir cuando vemos los colores divinos, a intuir la verdad, a conocer sin una sola palabra, a escuchar cuando hay silencio, hablar y actuar cuando sabes amar.

Si no sabes hablar y actuar eso no es amar.

Ahora sé que estas bien en muerte y en vida

Patricia Uruñuela Portilla

Se ha producido un error en este gadget.