Un beso a la Luna

Un beso a la Luna
Un día en mis sueños viajante del universo,
se hizo realidad al abrir los ojos, sentí la intensidad de la luna.
Caminante en ti, tu estructura en mis pies,
fue fácil descubrir tu tierra, suave como una voz enamorada.
Tus vientos fuertes, descubrí que tu mi hermosa luna tienes hambre de vida, pues ignoras que la vida que te dan en la tierra te hacen la reina.
Viajante del universo y de la tierra, vaya dilema para nosotros. Pues tu mi bella luna que me has identificado como tu hija, te hago sentir que siempre serás parte mi.
Hoy decidí visitar tu tierra, recostarme en ti, agradecerte  las exquisitas noches de reflejo, siendo testigo de mis lágrimas.
Los amaneceres donde todavía reflejas la unión divina que tienes con el sol.
Alturas de grandeza un aura cuya luz intensa del calor que te acopla tu Dios.
Cuanto amor irradias cuando le cantas a una par de enamorados,
Eres el Cupido impresionante, amorosa y fuerte.
Mueves un mundo cuando levantas con tu voz la marea.
Sin duda eres divina, es verdad que el cielo se hizo de amor con tu belleza,
Tu baile sutil y sensual que haces en tus ciclos día a día.
Llena, cuando reafirmas la conexión contigo y tu sol.
Menguas, cuando bajas tus manos accediendo por amor a la tranquilidad.
Renaces en nueva, ya renovada para reactivar tus fuerzas.
Creces, reafirmas lo que sabes, sabiduría infinita.

Siempre estarás acompañada de la tierra, el universo y el Sol.
Hermoso aroma mi gloriosa Luna que se refleja en mi piel y en mi ser.
Me arrodillo ante ti y te beso, mi luna.

Por Patricia Uruñuela Portilla

Derechos reservados
Se ha producido un error en este gadget.