AGRADECIDA


Te olvidé por sanar 
Te olvidé porque quise olvidar
Te olvide para vivir mejor.

Hoy me encuentro en mi mundo de letras y fantasías.
Hoy por fin decidí volver a escribir, a bailar y a pintar, después de un año.
Cuantas ataduras a uno lo llevan para inmovilizarse, necesitaba un impulso, una voz que dijera empieza de nuevo.
Sola? Si la soledad es una gran compañera, hermana y amiga mía muy intima.
Aprendí a escuchar mi cerebro, mi corazón y cada pedacito de mi interno, comprendí que cada sensación que involucra mi piel con un sentimiento erizándose entre risas, amor, felicidad y pasión.
Amor al arte, amor a la belleza, amor a lo sutil a lo suave, al buen aroma de un gran árbol de café como el de un buen perfume. 
Me deleite gota a gota del rocío de la lluvia de abril, pues fue mi medicina de reconciliación a la vida, también de una tarde de invierno que hicieron brillar mis ojos pues me sentí renacida.
Cada noche de luna llena por mi ventana mirar, trece lunas en el año, ella sabe cuantas risas y lágrimas de sanación hubo.
Este año tengo más que agradecer que pedir , pues he aprendido a fluir sin dolor ni remordimiento, esa lucha constante que estaba en contra de lo que no tenia que ser, porque creía que era justo, ahora sé que todo lo que ocurre es porque tiene que ser.
Hoy me levanto mirando el amanecer sorprendida de su gran fuerza para renacer cada día de la vida que he aprendido tanto de ella.
Hoy estoy segura de lo que significa amor pues aprenderse amar fue mi gran tarea, amo mi cuerpo tal y como es, mi mente y sus locuras, valoro cada día cada suceso y momento de cada sentir de la vida en alma y espíritu.
Me regocijo por los logros y éxitos que son bienvenidos siempre.
Las batallas que creía perdidas ahora son aprendizajes que rompen paradigmas incontrolables de grandeza y brillantez.
Hoy he decidido brillar, compartir, unificar, reír, soñar, realizar y volver amar, aventurarme a la barca del otro lado de la luna con mis sueños sin limites.
Me siento sin apegos y con muchos por amor, este año fue una gran lucha en contra del ego hasta que decidí encontrar el significado de mis sentimientos en el.

Tengo más que agradecer a la vida y a mi ser, porque también amar es parte del equilibrio.
le doy la bienvenida a quien tenga que llegar para mi formación de este nuevo ciclo y despido con amor a quien tenga que partir. 


Gracias por sus enseñanzas y gracias a la vida.

No fue el olvido por sanar,
No fue el olvido por querer olvidar,
Fue porque así tenía que ser.

Vive intensamente Feliz
Luz, amor y vida.
Patricia Uruñuela 
Se ha producido un error en este gadget.